jueves, 13 de noviembre de 2014

Libro: El animal moribundo - Philip Roth










David Kepesh, a sus setenta años, confiesa a un personaje desconocido una de sus últimas experiencias sentimentales: la que mantuvo con Consuelo Castillo, una joven cubana, casi cuarenta años más joven que él.









Se me hace difícil hablar de este libro. Es muy corto y muy reflexivo, pues se trata del monólogo de un hombre acerca de una relación amorosa, como se indica en la sinopsis. Ese carácter le da al libro numerosos momentos de reflexión, no solo acerca las relaciones, sino acerca de la vida. 


Puede parecer que el título tiene poco que ver, a tenor de la sinopsis, pero no es así. El narrador es un hombre ya mayor que mantiene una relación con una chica joven, y el contraste entre ambos, y los sentimientos y deseos que ella despierta en él propician la aparición de temas como el final de la vida, la actitud de las personas al envejecer o la pérdida de la salud y la conciencia del propio cuerpo.


Pero hay más temas que se introducen a lo largo del soliloquio, como las reflexiones acerca de los orígenes, o de como te determina tu propia cultura (debido a los orígenes cubanos de la chica), reflexiones sobre la familia y la manera de vivir que pueda tener cada persona, dado todo ésto por el estilo de vida que lleva el narrador, y el pasado de éste, así como la relación que tiene con su hijo. Otro tema que está siempre presente es el mundo de la cultura y el arte, en cualquier manifestación. Me ha gustado mucho reconocer y saber interpretar las distintas referencias.


Ninguno de los personajes me ha caído bien. El protagonista, David, tiene una manera de pensar que yo no comparto, y a veces ha dicho cosas que me han incomodado. Simplemente no veo la vida como él, pero es interesante haber conocido ese punto de vista. En cuanto al personaje femenino, Consuelo, no me ha llamado la atención por nada, ninguna característica realmente especial como personaje, a mi modo de ver. También ha habido algunas escenas claramente perturbadoras. Es un libro que habla de sexo de una forma muy cruda.


A lo mejor parece que no me ha gustado, pero en realidad si lo ha hecho. Es muy intenso y profundo para ser tan corto (mi edición tenía 96 páginas), entonces he tardado en leerlo. A pesar de que algunas cosas me hayan causado repulsa, me ha parecido muy interesante. Además de todo lo que ya he dicho, el estilo narrativo es impecable. Es el primer libro de Philip Roth que leo, y no me ha decepcionado ni mucho menos, pero me ha creado muchos contrastes. La valoración final es positiva.


UNA OBRA DE ARTE PARA ÉSTE LIBRO


RETRATO DE ANDRÉ DERAIN - BALTHUS

10 comentarios:

  1. Me lo apunto, me gustan estos libros que sin caerte bien ninguno de los personajes te acaban atrayendo y no sabes muy bien por qué, a mi me pasó con Escupiré sobre vuestra tumba de Boris Vian y no se por qué este creo que es del estilo, así que lo buscaré. Gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es de esos libros que te atraen y no sabes bien porqué.

      Saludos!

      Eliminar
  2. Hola!!
    Tiene muy buena pinta el libro!
    Gracias por la reseña!!
    Me quedo en tu blog para seguirte y ver tus próximas reseñas!!
    Te invito de paso a que te pases y te unas al mío!
    http://lalectoradurmiente.blogspot.com.es/
    Un beso, nos leemos!

    ResponderEliminar
  3. Hace bastante tiempo leí La mancha humana, no me entusiasmo, pero me apreció interesante. Este también lo parece, así que a ver si lo leo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mancha humana es el otro de Roth que tengo en el punto de mira.

      Saludos!

      Eliminar
  4. En un reto sobre Roth tenía pensado leer este libro. En mi ciudad me fue imposible conseguirlo y me decanté finalmente por Némesis, que resultó magnífico. Animal moribundo sigue, de todos modos, en mi punto de mira...
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me apunto némesis a ver si me da mejor sensación que éste.

      Besos!!

      Eliminar
  5. Sí que es difícil, rocío, sí que loes. Coincidimos en que es difícil empatizar con los protagonistas.mno es que esto sea un problema, al contrario, es lo que busca. Roth, que los cuestiones incluso en esa escena al final en el sofá.... Me recuerdas que me había propuesto leerme todo lo de Roth que me falta. Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ese es el caso, que no es un problema, pero ha sido la sensación que me ha dado el libro.

      Besos!

      Eliminar