domingo, 13 de noviembre de 2016

La larga marcha - Stephen King


Una inquietante novela futurística donde la realidad supera a la fantasía más terrorífica.

El escenario: una sociedad ultraconservadora que ha llevado al paroxismo sus rasgos más perversos, dominada por un estado policial.
El acontecimiento: La más extraordinaria competición deportiva, una agotadora marcha a pie donde un traspié puede ser el último.
Los competidores: cien adolescentes elegidos a sorteo y decididos a pasar sobre los cadáveres de sus compañeros para llegar a la meta.
El premio: Fama y fortuna para el ganador, es decir, para el único superviviente...
Solo uno será el triunfador, los 99 restantes morirán.




Título:  La larga marcha (The long walk)
Autor: Richard Bachman (Pseudónimo de Stephen King)
Año de publicación original: 1979
Editorial: DeBolsillo
Género: Ciencia Ficción

Esta ha sido la segunda novela de Stephen King que he leído. No es de sus títulos más conocidos, ya que, además, se publicó bajo el seudónimo de Richard Bachman cuando el mercado estaba saturado de la obra del autor.

Es una novela que tiene cierto corte juvenil. a tenor de la edad de los personajes, pero en cuanto a temática y trama, la dureza del relato va un poco más allá.

El relato comienza desde el punto de vista de Ray Garraty, que será el protagonista, desde cuya visión conseguiremos asistir a todo. Garraty se encuentra en el punto de partida de la Larga Marcha, una competición en la que cien chicos jóvenes tienen que recorrer una ruta desde Maine hasta la Costa Este de los Estados Unidos. Hay ciertas reglas, y es que los chicos no pueden bajar de cierta velocidad media, no pueden salirse de la carretera y, evidentemente, no pueden parar en ningún momento. Además, se les da otras advertencias por un sistema de avisos. El incumplimiento de las normas o el hecho de llegar a tener tres avisos consiste en obtener el pasaporte. Como veremos a medida que avance un poco la narración, el pasaporte no es otra cosa que un disparo administrado por los guardas que controlan la Larga Marcha.

A través de Garraty no sólo asistimos al desarrollo de la marcha, conociendo a los distintos participantes y sus motivaciones, sino que vamos viendo pequeñas pinceladas de ese futuro en el que se sitúa la narración. No se nos da nunca una descripción, o información específica acerca del régimen imperante, que parece tener características militares. Simplemente se descubren algunas cosas descontextualizadas que nos conforman un boceto vago de la situación, lo cual le da a la novela un carácter más misterioso y escalofriante.

Y es que, pese a la cotidianidad que se desprende del acontecimiento de la larga marcha, así como de la vida de los participantes, que comparten entre sí sus recuerdos y anécdotas, vemos la realidad de un futuro aterrador, una atmósfera a la que la poca concreción de los datos favorece mucho, y la opresión que viven los participantes termina siendo una pequeña representación de la opresión que vive la sociedad completa, que va a verlos y a animarlos durante todo el camino que los jóvenes van haciendo, de modo que la masa casi participa en La larga marcha como si fuese un personaje más.

No se cuestionan los problemas o la opresión de la sociedad. Los participantes están orgullosos. te presentan la historia tal cual, desde el punto de vista de la sociedad, sin darle aire de extrañeza. Esta inmersión total en la historia, desde un punto de vista subjetivo que no siente la necesidad de explicar cada detalle al lector, para que pueda entender toda la sensación, sino que sólo explica una parte, haciendo que el receptor tenga que rellenar los huecos por él mismo, gracias al contenido que va dando de forma compartimentada.

Otra cosa muy interesante es la evolución de los personajes a lo largo de toda la novela. Desde el punto de vista de Garraty, podemos ver un punto de vista un poco desapasionado, pues Garraty no comparte el fanatismo de algunos por la competición, aunque analiza de forma más o menos crítica la situación de la misma, así como la del resto del país. No obstante, cuando el tiempo va pasando y las circunstancias se van volviendo más límite y más complicadas, el grupo de participantes, que se va reduciendo, se va uniendo, van desarrollando una relación, no de amistad, pero si de camaradería, y casi de compromiso, entre ellos, además de articular interesantes conversaciones acerca de su situación, nos dejan saber que saben que son un agente más, manipulado por el régimen para mantener a la población controlada y a la élite en el poder.

También podemos ver los motivos personales que llevan a cada participante a la competición, y como los que más duran en ella esconden tras de sí una historia que les hace aguantar, ya sea por que tienen un motivo personal, un objetivo a largo plazo, o porque pretenden demostrar algo a alguien, o dejar claro sus principios ante el sistema. La multiplicidad entre los personajes y las distintas causas que los llevan a estar allí componen también un mosaico de esa sociedad de la que no lo sabemos todo, pero de la que se nos da la suficiente información para crearnos, al menos, una visión general.

No cabe el hecho de dejar de pensar en esta obra como claro precedente de novelas que muestran competiciones similares, escritas a posteriori, como Battle Royale, que no he leído, y la trilogía de Los juegos del hambre, que sí he leído, y a la que La larga marcha supera en reflexividad, debido al ambiente opresivo que impone la misma trama, aunque tocan temas que, al final, resultan ser similares.

El final me parece fantástico, ejemplificando perfectamente todas las consecuencias que han tenido en los participantes la carrera, así como armando un perfecto paralelismo con la alienación a la que la sociedad organizadora de la competición somete al pueblo. Un cierre muy impactante y adecuado para una novela muy intensa, que va ganando con el paso de la narración.

En conclusión, queda recomendada, por ser una lectura interesante y reflexiva.



UNA OBRA DE ARTE PARA ESTE LIBRO

EL PATIO DE LA CÁRCEL - VINCENT VAN GOGH - 1890


6 comentarios:

  1. De esta novela he visto opiniones muy opuestas. Leí LJDH y quiero ver en qué se parecen y en qué no; tengo pendiente Battle Royale :-)
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Rocío! Yo con este autor he tenido experiencias muy dispares, no he leído muchas obras suyas, pero de las que he leído, he adorado algunas y casi odiado otras. Este es precisamente el libro que tengo pendiente de él en casa. Así que he leído tu reseña con mucho interés.
    Lo de conocer a los personajes y sus motivos para participar, me parece muy atrayente, además de que la sociedad que se plantea es inusual, al menos para mí que no he leído muchas novelas de este libro.
    Que tenga un final impactante despierta aún más mi curiosidad. Estoy segura de que le daré una oportunidad pronto ;-)
    ¡Saludos! ;-)

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    He leído varios libros del autor pero me quedan muchos por leer. De momento no creo que lea este porque tengo otros pendientes en la estantería. Me gusta que digas que puede verse como una precedente de Battle Royale, otra novela que tengo pendiente en la estantería.
    Me ha gustado mucho la imagen que has escogido para esta novela.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Hola! Hace mucho que no leo nada de él pero no termina de llamarme del todo. Muchas gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Solo he leído una obra del autor y la verdad es que me quedé con ganas de más. Un amigo me había hablado de esta obra así que ya la tenía en mi lista, ahora sé que debo darle prioridad.

    ResponderEliminar
  6. Hace tanto que no leo nada de Stephen King...debería de hacerle un hueco, quizás me anime con este. Gracias por tu reseña guapa.

    Besos

    ResponderEliminar