viernes, 20 de enero de 2017

Tan poca vida - Hanya Yanagihara



Tan poca vida es una historia que recorre más de tres décadas de amistad en la vida de cuatro hombres que crecen juntos en Manhattan. Cuatro hombres que tienen que sobrevivir al fracaso y al éxito y que, a lo largo de los años, aprenden a sobreponerse a las crisis económicas, sociales y emocionales. Cuatro hombres que comparten una idea peculiar de la intimidad, una manera de estar juntos hecha de pocas palabras y muchos gestos. Cuatro hombres cuya relación la autora utiliza para realizar una minuciosa indagación sobre los límites de la naturaleza humana.

Título: Tan poca vida (A Little life)
Autora: Hanya Yanagihara
Año de publicación original: 2016
Editorial: Lumen
Género: Narrativa contemporánea


¡Holaa! Hoy vengo con la reseña de uno de los libros más comentados y publicitados de este año. He leído millones de opiniones sobre él, buenas, malas, indiferentes... hoy traigo mi humilde opinión sobre Tan poca vida, la colosal novela de Hanya Yanagihara.

Y el adjetivo colosal se le puede aplicar en numerosos sentidos, tanto por su longitud, una novela de más de mil páginas que nos narra un amplio periodo de tiempo en la vida de sus protagonistas, así como por los temas que tratas, temas grandilocuentes, importantes, cosas que han pasado siempre y que, lamentablemente, hoy en día siguen ocurriendo. Temas terribles y temas terriblemente bellos. Toca numerosas facetas del alma humana, yendo desde la crueldad más absoluta hasta el amor incondicional.

La novela comienza mostrándonos la vida de un grupo de cuatro amigos, una sociedad de incondicionales que no se separa desde que se conocieron en la residencia de la universidad. Ellos son Jude St. Francis, Willem Ragnarsson, Malcolm Irvine y JB (Jean Baptiste) Marion. Son personas muy diferentes entre sí. Mientras que Jude es un inteligente abogado, Willem intenta ganarse la vida como actor, Malcolm como arquitecto y JB como pintor figurativo.

La novela, por tanto, empieza con una presentación individual de cada uno de estos personajes. Cuatro partes donde conocemos de forma lenta pero profunda cada uno de los cuatro caracteres, así como la relación que tienen entre sí, las otras personas presentes en su vida, y como éstas se van desarrollando a lo largo del tiempo. Se nos habla de JB, de Malcolm y de Willem, aunque desde un principio el personaje de Jude llama la atención al lector, pues vemos lo mucho que ignoran sus amigos íntimos sobre su vida antes de conocerlos

Y no es para menos, porque lo que Jude esconde es una tragedia personal que, conforme se vaya desvelando mientras la narración avanza, le romperá el corazón al lector. Y lo digo de la forma más literal. Lo que se narra es la crueldad y la depravación más absoluta que puedo imaginar, las peores cosas que le pueden pasar a un ser humano. Pero aunque el protagonista atraviese unos escenarios terribles, lo que a mi personalmente me dejó más marcada, lo que me hizo emocionarme, fueron las secuelas que estas vivencias dejan en él.

Porque a lo largo de toda la novela vemos como todos esos hechos han marcado al personaje, se han convertido en parte de él y de la vida que vive cada día. Su hermetismo con sus seres más allegados no es más que el fruto de eso. Ver los resultados de unos abusos tan continuados en una persona puede llegar a ser devastador para el lector, que sufrirá estos estigmas junto a los personajes.


He leído muchas críticas diciendo que tanta tragedia en la vida de una sola persona es algo muy poco realista, y estoy de acuerdo, al menos en parte (estoy segura de que hay personas en el mundo real que han tenido la mala suerte de encadenar una desgracia tras otra). Pero lo cierto es que toda esa fatalidad acumulada es un recurso magnífico para expresar la verdadera repercusión que uno solo de esos acontecimientos puede tener en una persona. En la novela se despliega una especie de expresionismo que exagera la realidad para que el lector tome plena conciencia de lo que esta supone. Es un ardid artístico utilizado desde hace mucho y que, una vez más, vuelve a funcionar en esta novela.

Pero en el otro lado, encontramos unos personajes y unas tramas bellísimas en torno a los restos que dejan esos actos tan terribles, tratando de recomponerlos, siendo de esta forma testigos de unas relaciones maravillosas entre personajes. Unas relaciones peculiares, que no coinciden casi nunca con el tipo de relaciones que están canonizadas en la sociedad. El amor se muestra de forma tan libre, tan poco condicionada por los estereotipos, que consigue equilibrar las partes más sórdidas y crudas. Y no me refiero solo al amor romántico, aunque también, porque aquí podréis leer una relación sana, libre y maravillosa, sino a las relaciones afectivas que simplemente convierten en familia a personas que no comparten la misma sangre. El tipo de personas y actos que hacen que sigamos creyendo en el ser humano y que aprendamos a convertir en aceptación la frustración ante las partes más difíciles de vivir.

ILUSTRACIÓN DE VALERIE KAO

Con una narración directa, sencilla, bonita y a muchos ratos evocadora, Yanagihara nos dibuja un melodrama con valores que pueden parecer actuales, pero que, como demuestra el hecho de que la historia no esté ubicada temporalmente, en realidad son universales, como los sentimientos y la problemática de todos los personajes que aparecen en ella. Tan poca vida nos habla de eso, de la vida, y de sus cumbres más altas y sus pozos más hondos, defendiendo que el género melodramático puede estar bien escrito y seguir vivo y con dignidad a día de hoy.

Así que os pido que no os perdáis la magia de esta novela de personajes, perfectamente construidos, con sus alegrías y sus penas, mostrando el sufrimiento con el que hay que convivir cada día. No os perdáis tan poca vida, porque, pese a su título, tiene mucho que contar.

UNA OBRA DE ARTE PARA ESTE LIBRO
(Ojalá existiesen las pinturas de JB para poner una aquí)

SIN TÍTULO - HENRIK ULDALEN - ÓLEO SOBRE TABLA

7 comentarios:

  1. Siento mucha curiosidad por esta novela, porque las historias que tratan temas universales, atemporales, me gustan mucho. Sin embargo, su tamaño me impede que me ponga ahora con ella porque básicamente no tengo tiempo, así que quizás le deje para el verano o las vacaciones de semana santa. Una reseña magnífica.

    ResponderEliminar
  2. Hola! He visto varias reseñas de este libro pero la verdad es que no termina de convencerme así que no creo que lo lea. Gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Esta es la primera reseña positiva que he leído de esta novela! No creo que vaya a leerla porque ese exceso de drama, aunque me ha gustado mucho cómo lo has definido como un recurso literario, seguro que me hace poner los ojos en blanco porque no soy muy empatica en ese aspecto. Me gustaría saber qué opinas de la prosa porque he oído que es torpe y exagerada y quiero saber qué piensas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente, la prosa no es lo mejor de la novela, pero tampoco considero que degrade todo el conjunto. Se deja leer bastante bien.

      Eliminar
  4. El título y la portada de este libro me parecen brutales! Me encantan, pero lo que siempre me ha echado para atrás es el número de páginas. Aunque ahora creo que cuando tenga tiempo le daré una oportunidad.
    Un besito<3

    ResponderEliminar
  5. Me lo regalaron estas Navidades y lo empecé a leer. Lo que he leído hasta ahora me está gustando, a pesar del miedo con que lo cogí porue como tu, había escuchado y leído críticas de todo tipo. Por desgracia, lo tuve que dejar en casa y no lo tengo aqui conmigo -vivo ahora fuera de España-, así que tendrá que esperar a que vuelva.
    un saludo

    ResponderEliminar
  6. He leído reseñas o muy negativas o muy positivas del libro. Me gusta mucho el enfoque que le das a la exageración, calificándolo de expresionismo (¿acaso eres compi historiadora del arte?). Pensé que este libro no me gustaría nada por la exageración que decías, pero mirándolo desde ese punto de vista quizá la cosa cambie. Tendré que meditarlo, que es un libro muy gordo en caso de que no me guste luego.

    ResponderEliminar